sábado, 20 de diciembre de 2014

Yo ¿Usar una peluca?



Pelucas, Pelucas, Pelucas… No han nacido sólo para el cosplay.

Bueno, esta vez, hablaremos de las ventajas que este accesorio tan antiguo como el papiro nos puede brindar.

Si eres amante de este accesorio o de traer tu cabello pintado de colores (incluso exóticos) te interesa el post, sobre todo para entender que tus gustos no son malos y nadie tiene derecho a criticarte por ellos. También para conocer las ventajas y desventajas de una peluca contra un tinte de cabello, o cabello natural.

Vámonos con el primer round.



Choque cultural: Yo VS La sociedad.

Primero que nada, hablemos de la peluca en las culturas, no, no voy a darles una clase de historia antigua ni de cómo y donde nacieron las primeras pelucas, les hablaré de la actualidad.

Ciara usando su peluca de tul. Estas pelucas presentan una linea de cabello que muestra el "nacimiento desde la raíz"


Por lo general, en las culturas latinas, no se está acostumbrado al uso de este accesorio. En la percepción de esta cultura Latina, el uso de las pelucas esta “restringido” sólo a las personas que pertenecen a comunidades específicas o “aisladas” como lo son: El Teatro, El mundo artístico, Las chicas que se dedican al oficio más antiguo del mundo, los pacientes de cáncer y más recientemente, los cosplayers. Pero fuera de eso, su uso se cataloga, de raro, poco usual, artificial y hasta inadecuado, cuando nada de inadecuado tiene en realidad. Y esto hablando de pelucas de colores naturales, es decir: rubios, castaños, pelirrojos o negros. Pero ni hablar de los colores de fantasía como el azul, el violeta, el verde, pecado total...



La cultura latinoamericana aun está muy, pero muy cerrada y retrograda respecto a este tema. Y tiene la terrible tendencia de dejarse mover por la envidia y la crítica. Si una chica se ve bien,  hablando sólo de su vestimenta, será duramente criticada por más de 20 que se topará en la calle, las cuales por cierto, tendrán un aspecto mucho más criticable que lo que ellas mismas critican, o se topará con gente prejuiciosa y torpe, o con gente que no tiene la posibilidad de comprarse lo que la otra chica trae, por lo tanto, para sentirse bien con lo que ellas inconscientemente consideran como su propio fracaso, criticarán a la joven diciendo que ésta luce terrible, para sentirse mejor con su persona, pero la verdad es que si ellas pudieran pagarse algo así, también lo usarían.

Y esto hablando sólo de la vestimenta. Sí, ésta misma joven también se topará con otras tantas chicas y mujeres inteligentes, y lo más probable es que ellas sí apreciarían lo bien que se ve, sin sentir malicia ni envidia, porque son mujeres seguras de sí mismas y felices con su vida y logros, y que saben que todos tenemos la capacidad de lograr o comprar cualquier cosa que deseemos por nuestros propios medios y esfuerzo, así como también sabrán que cada uno tenemos estilo propio y lo respetarán.

Y esto tristemente es lo que rige en Latinoamérica, un malicioso y envidioso 70% contra un inteligente y seguro 30% de habitantes. Ustedes lo saben mejor que nadie, cada que van a la calle…

Me dirán que en todos los países es lo mismo, y sí, envidias hay en todos lados, pero en otros países las tasas son mucho menores y hay otro tipo de cultura. Y para muestra está Japón, donde si te critican, lo hacen con tanta discreción y respeto que ni cuenta te das.

Pero tú como latina o latino, viviendo no en Japón, sino en latinoamérica, si eres amante de este accesorio maravilloso llamado peluca, te verás duramente criticado al punto en que sabrás que en algunos lugares es mejor y más inteligente no salir con tu peluca puesta por razones de seguridad. (Cuidado con las iglesias !Jesus, Maria y Jose!)

Sin embargo, en Asia, en países como Japón y Corea, la cultura de la peluca está ampliamente extendida, y es tan normal ver pasar a chicos y chicas con sus pelucas, como en Latinoamérica es común ver a la gente pasear a su perro. Los jóvenes japoneses ya no llaman la atención y se sienten seguros y tranquilos de usar su accesorio favorito.

Es tan normal el uso de este accesorio que es visto con la misma normalidad que se ven unos jeans o unos tenis.



Sin embargo en Latinoamérica... Te van a tachar sin duda de: Artificial, escandaloso, un loco que se muere por llamar la atención (razón por la cual intentaran molestarte), un pobre inconforme con lo que Dios le dio, un actor de teatro, una persona que de seguro tiene una calva ahí debajo, un inadaptado, etc. Y en el caso de las mujeres, muchas señoras de la vela perpetua dirán que de seguro eres una jovencita de moral distraída y sabrá Dios qué clase de costumbres, porque esos pelos morados no son propios de una muchacha decente sino de una loca que no tiene madre que la controle.

Eso del cabello y la moral, quizá hace unos 20 años hubiera sido creíble, pero ahora las cosas son muy distintas, sin embargo la cultura sobre este accesorio o sobre los colores extraños en el cabello no a ha evolucionado en la mente de la sociedad latina tan rápido como debiera.

Esto mismo sería considerado Kawaii por las mujeres mayores de las culturas asiáticas, que sí bien en Japón no es bien visto el llamar la atención, sí están acostumbrados a la colorida cultura de los jóvenes, así que la aceptan y comprenden mucho mejor. O en el caso de Corea, donde si bien las coreanas tiene que tener muchísimo cuidado con atreverse a usar colores estridentes en el cabello tales como el rosa o el rojo brillante, los occidentales que usan esta clase de colorida moda en Corea, son muy bien vistos en la sociedad coreana, se les asocia con modelos, roqueros, exponentes del funky, pero en una perspectiva agradable, es decir, para ellos luces totalmente COOL.

Pero en Latinoamérica casi te crucifican  . . . 

Pongamos de ejemplo algún país… mmm… México, seeeee por qué no. En México desgraciadamente la gente es morbosa. No tanto en la capital, o en las zonas centro de las demás ciudades donde se ve de todo y hay mucha tolerancia, pero tristemente fuera de la zona centro, (y peor aún en barriadas) la morbosidad es terrible.

Porque sí, hay mucha diferencia entre ser morboso y ser curioso. En Japón por ejemplo son muy curiosos ante lo raro, pero sus miradas no te hacen sentir mal, al contrario te dan risa, y hasta te hacen sentir importante, pues lucen como muñequitos asustados, y no te critican, más bien se sorprenden.

Pero en México, muchas mujeres y hombres, tanto jóvenes como mayores, (y en especial las desgraciadas viejas chismoleras o las cucarachas de templo) son morbosos a morir. Las jóvenes tienden a burlarse, pero se burlan de su propia ignorancia, pues su respuesta como mujeres tontas es burlarse de todo aquello que no entienden, no conocen y claro, si la envidia no podía faltar, se burlan de todo aquello que se ve mejor que en ellas y que ellas no tiene el valor de usar, o en su defecto no lo usan porque clase les falta (y dinero para hacer estupideces les sobra). Y las mujeres mayores, muchas de ellas, no soportan todo aquello que sea nuevo y diferente porque están adormecidas en las viejas costumbres.

Ya ni mencionar a las arpías que se la pasan todo el santo día de Dios en la calle sólo para ver que hacen los demás, que hasta parece que no tienen marido, el cual generalmente es un pelele que tiene que salir en la defensa de su mujer cada que por chismes se meten en grandes líos.

Esta gente es morbosa, te mira con morbo, como si tú fueras una clase de extraño demonio deforme salido de un portal abierto en algún tugurio, como si necesitaras un exorcismo, algunas señoras cucarachas de templo incluso llegan a sentirse con el derecho de lanzarte una indirecta o directamente reprenderte por tu conducta multicromática, y si a algun jovencillo o jovencilla le gustó tu estilo, le reprenderán exigiéndole que ni se les ocurra copiarte, porque tú “Eres una loca” o un “Inadaptado”.

No toda la sociedad mexicana es así, sólo la gente falta de cultura y educación (que generalmente creen tenerla) pero no son más que tristes entes que no son felices y que sí son conformistas, y cuyo único placer en su miserable vida es criticar y tragarse a los demás.

Esto no tiene que ver con la clase social o el dinero, ya que en todas las clases te encuentras este tipo de gente ignorante e intransigente en México, así como en todas las clases te encontrarás a gente inteligente y tolerante que entienda tu estilo sin prejuzgarte de ser una cosa o la otra. Como ya dije, también México sufre por un excesivo 70% de gente cerrada, inculta y criticona (de todas las edades y géneros), contra un 30% inteligente, de mente abierta, que gusta de todo lo nuevo y estético (también de todas las edades, géneros y clases)

¿Qué es el morbo? Se preguntarán algunos, pues el morbo es: Un atractivo que despierta una cosa, que puede resultar desagradable, cruel, prohibida o que va contra la moral establecida.

Y las miradas morbosas son de las más ofensivas o desagradables que te pueden lanzar, tanto por el lado del lívido masculino, como por el lado del odio y la crítica con la que van cargadas del lado femenino.



¿Qué hacer ante una situación así?

Primero que nada, tener valor y seguridad en tu persona, y no permitir que la gente te haga sentir mal. Ser fiel a ti mismo, no vas de dejar de usar tu peluca o tu tinte morado favorito sólo porque la gente que te rodea es cerrada y pese a sentirse muy “normalita” no tiene ni idea de lo que es la apertura mental y el respeto hacia los demás. Sí, te tacharán de los peores estereotipos, pero es tu conducta lo que les cerrará la boca en todo momento.

Sin embargo sí habrá lugares en los que te será conveniente dejar la peluca en casa, por ejemplo, si te vez en la necesidad de ir a un barrio considerado peligroso, o a un lugar que tenga fama de que ahí asisten personas no gratas (restaurant que tenga fama de ser nido o visitado por narcos, pandillas, POLITICOS son los peores, etc.) es mejor pensar primero en tu seguridad, porque sí, tristemente ahorita Latinoamérica está pasando por una crisis tanto moral como económica y sitios peligrosos abundan, y llamar la atención en esos sitios no es prudente. Y las pelucas de colores de fantasía vaya que llaman la atención. 

Otros lugares a los que no conviene sacar tu peluca a pasear, es a lugares que tengan fama de agredir a la gente diferente, ya sea por religión (o secta más bien), o porque es barrio de una tribu urbana intransigente y agresiva(metaleros extremos por ejemplo), mejor ni acercarse, o si tienes que ir, no lleves tu peluca.

Pero por los demás lugares, si son considerados seguros o prudentes, lleva tu gusto con orgullo, se tú misma o tú mismo, porque los hombres también usan peluca. 

Yo conozco mucha gente a la que no les gusta llamar la atención y sin embargo les gusta traer el cabello de colores, me dirás “¿Irónico cierto?” pues sí, pero así hay ironías en la vida.


Y les doy el ejemplo de un amigo se peleó muchísimo con su personalidad y sus gustos, y le tomó mucho decidirse a traer su cabello azul índigo como deseaba, porque él odia llamar la atención, y su cabello azul haría justo eso y además temía que la gente lo fuera a juzgar de escandaloso y poco serió por usar ese color de cabello, pero después se dio cuenta que no importa lo que diga la gente sino tu actitud y lo que lo hace sentir feliz a él. Y él, con su actitud sería y responsable en el trabajo, ha demostrado que su color de cabello no es más que un gusto, pero no una actitud, y que puede ser un ejecutivo serio, respetuoso, responsable y confiable, tapándole la boca a mucha gente que lo juzgó.


Después de todo, hablamos sólo del cabello, no de exponer todo tu cuerpo de formas raras o poco favorecedoras. Así que no hay dejarse amilanar por comentarios mal intencionados.


Así que...  ¿Usar la peluca o no usarla?

Úsala, de forma prudente pues como te he dicho, esto no es Japón, y aunque toda Asia también tiene sus enormes peligros, las leyes allá responden mejor. 

Que el qué dirán te importe muy poco, porque la sociedad estará muy buena para criticarte, pero no para ayudarte, ni vivirán tu vida por ti, no puedes cimentar tu alegría en lo que otros deseen, así que ciméntala en tus propios deseos y gustos. Mientras no lastimes a nadie, eres libre de vivir tu felicidad. 

Que no me gusta llamar la atención y si uso la peluca la llamaré y me juzgarán mal”, de todos modos por una cosa o por otra la sociedad, la gente de afuera, estará lista para juzgarte y criticarte de la peor manera posible, unos te amarán, otros te odiarán. Pero si vives para la sociedad, entonces jamás vivirás. Si es tu deseo usar tu peluca o teñir tu cabello de algún color estridente o de fantasía, hazlo, aunque no te guste llamar la atención, será tu actitud lo que le confirmará a la gente que te conozca la clase de persona que eres, no el color de tu cabello.

Somos tantos millones, que la gente que te cruzas en la calle en su mayoría jamás la vuelves a ver, así que ¿Por qué rayos preocuparte por lo que piense de ti un completo extraño al que no verás de nuevo?

Si alguien te critica ignóralo, si los chicos de tu cuadra te molestan, ignóralos, sabe que lo más probable es que te tengan una tremenda envidia, y no lo digo como la frase hecha, lo digo literalmente, hablando de pelucas o colores de cabello exóticos, la gente que te critica, o es ignorante, o le falta el valor para atreverse a hacer lo mismo, por eso lo más fácil es atacar aquello que no entienden o no pueden tener.

Son fieras heridas, sólo ignóralos, cada quien su vida.


Peluca VS Tinte

Ahora veamos, las ventajas de uno y de otra.



Tinte, puntos a favor:

Es tu propio cabello, además no tienes por qué preocuparte por sujetarlo bien con pasadores temiendo que se caiga por ahí.

Nunca lo olvidas en casa.

Mantienes la misma imagen por mucho tiempo. O al menos hasta que decides cambiarlo.

Tu cabeza se mantendrá fresca, al menos lo fresca que el clima te lo permita.



Tinte, puntos en contra:

Maltrato al cabello, pues dependiendo del color, puede requerir incluso una fuerte decoloración (en especial los colores de fantasía, que requieren una decoloración al punto que el cabello quede blanco)

Retoques, mínimo quincenales si quieres mantener un aspecto aseado y agradable. Y si se trata de un color de fantasía como el rosa brillante, retoques incluso semanales ya que el tinte se decolora con mucha facilidad.

Más gasto, tanto en los tintes como en los tratamientos reparadores para tu cabello, que generalmente suelen ser muy costosos por el grado de deterioro del cabello, y recuerden que un cabello teñido y maltratado NO luce. Es mejor no teñirlo si no planeas invertir en tratamientos y cuidar bien de él. En especial con los colores de fantasía.

Si tienes algún evento donde definitivamente no es adecuado llegar con el cabello verde, pues tendrás que, o no asistir, o tener mucho valor para defender tu gusto y aguantar algunas críticas.

Faltante de stock. A cuántos no les ha pasado que con los tintes de fantasía ha llegado el momento del retoque pero tu tinte está agotado y puede tardar semanas en llegar, incluso buscándolo en varias tiendas, y mientras pasa y pasa el tiempo el aspecto de tu color se deteriora pasando de espectacular a anémico.



Peluca, ventajas:

Puedes cambiar tu aspecto y color, largo o corte de cabello a voluntad.

Cero maltrato a tu cabello.

Gracias a la tecnología, el kanekalon de hoy te proveerá con una peluca de aspecto 100% natural al grado  que la gente no notará que es una peluca ni aun tocándola.

Siempre tendrás tu cabello natural listo y bien cuidado (si no decides teñirlo) para lucirlo en cualquier ocasión que desees, o que se requiera de un aspecto más sobrio.

Hoy en día puedes comprar excelente pelucas a excelentes precios desde China.

Una muy variada gama de looks (dependiendo de cuantas pelucas tengas) para usar en tu día a día o algún evento especial. Desde lo muy natural hasta lo más estridente.

Adiós al tan temido tijeretazo. No tendrás que sacrificar tu cabello al exponerlo al maltrato de los tintes que siempre termina en un tremendo corte arriba de los hombros para acabar con todo el cabello seco y maltratado.

El color del cabello de la peluca se mantendrá siempre sano y llamativo, ya que no se decolora.

En climas fríos será el mejor abrigo para la cabeza y los oídos.



Peluca, desventajas:

El calor que será tu enemigo si vives en una zona muy caliente, sin embargo en la mayoría de los climas, las pelucas de hoy son muy soportables y lo suficientemente frescas, sobretodo cuando te acostumbras a ellas.

El miedo a perder por ahí la peluca, como el que una rama de árbol te la arranque al pasar, o que alguien le de el jalón, sin embargo con algunos pasadores todo eso se soluciona.

El hecho de que si la olvidas en casa, no traerás el look deseado.

Si eres primeriza es probable que te pique horrores, pero es cuestión de práctica, a lo más una semana. Aunque muchas otras personas la aceptan de inmediato sin picazones ni molestias.

Algún día, después de tanto buen servicio, tendrás que decirle adiós. Sobre todo si no la supiste cuidar. Aunque dependiendo de la frecuencia del uso y el cuidado que le des, ese día puede tardar años en llegar.

De ahora en adelante la gente envidiosa (seamos sinceros es envidia) dirá que tu cabello es falso, aun cuando no traigas siquiera una extensión y sí sea tu cabello natural, pero eso, ni nos va ni nos viene.

Algunos trataran de quitártela para verla, pero bueno, eso es cuestión de que tú impongas respeto, que sea un accesorio llamativo y tú admitas que es una peluca, no les da derecho a querer quitártela para verla, eso es falta de educación y de respeto a tu espacio personal, así que no lo permitas. Es como si quisieran sacarte la blusa en plena calle sólo porque les gustó. Tienen que educarse a respetar el espacio personal, y los accesorios que traes en tu cuerpo, forman parte de ese espacio.


Y bueno, francamente la peluca tiene más ventajas que desventajas, así que queda a decisión de cada quien la elección entre tiente o peluca, ambos muy válidos.




¿Quién puede usar pelucas?

Cualquiera, seas una mujer mayor, seas una jovenzuela, hombre, mujer o quimera, no importa, la peluca es a fin de cuentas un accesorio, como una gorra, un sombrero, un pasador con motivo, así que si cualquier persona puede usar cualquiera de estos accesorios, cualquiera puede usar una peluca.

La edad no es impedimento, el género tampoco.




¿Cómo y dónde las compro?

Bueno, tenemos desde las tiendas de pelucas que puedes encontrar en la zona centro de tu ciudad, hasta los portales de internet que te permiten mandarlas pedir de cualquier parte del mundo.

Sin embargo la mayoría de pelucas que encontraras en las tiendas de Latinoamérica, vienen de Estados Unidos y son de un material sintético de baja calidad, simple plástico. No soportan el calor, se derriten si les pasas la plancha y lucen en su mayoría muy falsas y están faltas de imaginación y estilo, limitándose a colores naturales (rojo, rubio, negro, etc.) Mono cromático total…

La mejor opción aquí si lo que tú deseas es una peluca que luzca natural, que tenga divertidas combinaciones de colores, estilos, o cortes, lo mejor es mandarla pedir de Asia, ya que allá son la meca del tema.

Para eso, están  sitios como Ebay, Amazon, Mercado libre, etc. Para ver materiales y consejos para comprar tu peluca ve a ésta entrada. No sólo sirve para los cosplayers, esta guía le sirve a cualquier interesado en comprar una peluca de calidad.



¿Son muy costosas?

A decir verdad no… pero bueno con la subida estratosférica que dio el dólar en estos días, quizá no estén tan baratas como solían ser pero tampoco será nada que te descalabre el presupuesto.

Las hay de todos precios, las hay desde $8.00 dólares, hasta $90.00, todo tomando en cuenta, la marca, la calidad, o el país donde la estás comprando, ya que algunos vendedores de Ebay están aquí en Reino Unido, y aunque las pelucas provienen de Asia y son de kanekalon, al ser ellos revendedores, obviamente te constarán más caras. Te recomiendo mejor pedirlas de una tienda que este en China.

Las hay con raíz, otras que no la tienen, las hay con mucho cabello y las hay con muy poco. Esa es la única desventaja del internet, que es un azar saber si la que recibirás es como la que viste en la foto. Sin embargo también hay gente que se dedica en tu país a vender esta clase de pelucas, te saldrán un poco más caras, pero vale la pena poder ver el producto que vas a comprar.




Tip Esencial: Valor.

Por sobre todas las cosas, ten valor, valor de ser tú mismo o tu misma, defiende tu estilo,  valor para ir por aquello que deseas y ser quien eres sin que te importe el qué dirán. ¿Qué si te enfrentaras a burlas en la calle? Pues claro, porque desgraciadamente la cultura del respeto que tenían nuestros abuelos se ha ido perdiendo enormemente en Latinoamérica, por eso, tú ignora las críticas, nadie va a vivir tu vida por ti, nadie va a ser feliz por ti. Si deseas usar una peluca pero no lo haces por el miedo a que dirán, si esa duda te ha detenido más de una vez, entonces tienes dos opciones: Tener el valor de hacer lo que deseas, mandando al demonio las críticas, o , vivir para los demás y mirar cómo pasan y pasan los días para que cuando voltees al pasado digas “hubiera”, pero los hubiera no existen, lo que al tiempo se le deja al tiempo se le queda…

Si te dicen falso ¿Qué?.

Si alguien dice “Ay no es su cabello, usa puras pelucas” tu diles “SÍ ¿Y?”.

Que “Uff, muy bonito pero no es tu cabello” diles “Fíjate que sí es, yo lo pagué, a mí me costó, YO lo COMPRÉ, es MI cabello” es mucha la envidia ¿no?.

Si eres chico y te dicen “No es de hombres usar pelucas” diles “Tampoco es de hombres criticar como verdulera, y a todo esto, que observador eres para ser tan hombre, ¿Cómo notaste que era peluca? Que bien las reconoces”

Que te confunden con un cosplayer sólo porque traes peluca (aunque el resto de tu ropa sea totalmente normal) diles “No seas ignorante mi amigo, para ser cosplayer hace falta más que una peluca. Además del cosplay existe también una cosita llamada estilo propio

Que entre las chicas te critican porque “Eres una mujer falsa que cambia a cada rato de imagen” contesta “¿Y? así la gente que está conmigo no se aburre, novio, amigos, familia, siempre tienen una nueva expectativa conmigo, lo rutinario cansa”

Siempre hay con qué contestarle a esa gente ignorante que ama criticar, y ese algo se llama: Inteligencia. Es algo que a ellos les falta.

Y también a fin de cuentas, tampoco estas obligado a decirle a todo mundo en la calle que traes peluca, ya que las pelucas de kanekalon ni se nota que son pelucas. Que “muy bonito tu cabello”, diles “Que amable gracias” y se acabó, no a todos tienes que darles explicaciones de tu vida.

Así que ya lo sabes, adelante con tu vida.

En lo personal, le voy más a las pelucas que a los tintes, porque puedes regresar a tu look natural en el momento que lo decidas y cambiarlo tan fácil como cambiarte de ropa, no maltratas tu cabello y lo principal: Te diviertes.

Ese es el objetivo, no vivir ni vestirte para los demás, sino para divertirte tú y ser tú mismo en todo momento. Que la gente hable si quiere, pero tú, se fiel a quien TÚ eres.






5 comentarios:

  1. Me encantó tu nota!! Estaba luchando con la decisión de usar una peluca rosa que me encanta y llevarla al trabajo, por miedo a la crítica. Tus palabras me sirvieron mucho! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra mucho! Muchas gracias por leer el blog. Y adelante, que tu vida sólo la vas a vivir tú. Nunca hay que dejar de ser quienes somos por complacer a los demás, al primero que hay que hacer feliz es a uno mismo. Y si tú eres feliz podrás brindar felicidad. ¡Ánimo y a lucir esa peluca en el trabajo con mucho orgullo!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias me encantó tu blog hasta me hiciste reír un montón...

    ResponderEliminar