domingo, 5 de marzo de 2017

Para Papás: ¿El cosplay es cosa de niños?




Esta entrada no es para ti mi amigo cosplayer, sin embargo, si tu papá o  tu mamá, o ambos, no aceptan tu gusto por esta actividad, la entrada sí que es para ellos.

El cosplay es cosa de niños…

NO, no señores, el cosplay no es cosa de niños. Esto lo iniciaron jóvenes preparatorianos y universitarios en Japón.

No, no es una actividad para niños, porque para comenzar, los chiquitos no están en capacidad de manejar los utensilios que se requieren para hacer un cosplay (máquinas de coser, tijeras, taladros, esmeriles, cutters,  uso de químicos y substancias que podrían resultar toxicas sin el equipo necesario, herramientas de carpintería, entre otras cosas)

Sé que me dirán que han visto a muchos niños últimamente en las convenciones, pero a decir verdad, son sus mamás (otakus sin lugar a dudas) quienes los llevan vestidos de tal manera y se ocupan de sus disfraces, ya que muchos de esos niños ni idea tienen de lo que es el concepto de cosplay, ellos sólo saben que los están disfrazando, que van a disfrutar su momento, y punto. Y sus pequeños disfraces no podrían ser de verdad un cosplay ya que la mayoría no sólo son disfraces hechos a tiraje, que también carecen del artificio y dificultad que un cosplay de verdad lleva, sino que en algunos casos los personajes de quienes los visten, son en su mayoría personajes adolecentes o adultos, y evidentemente los pequeños aun no tienen el cuerpo ni la mentalidad para representar a tal personaje, para ellos es sólo un juego. Y un cosplay es traer a la vida real al personaje, lo más parecido posible.



Porque sí señores padres de familia, el cosplay, no sólo es disfrazarse, es en su esencia misma, traer el personaje a la realidad, y eso incluye mucho de actuación, personificación, maquillaje, etc. créanme que es un arte y no un juego de niños.



El cosplay NO ES PARA NIÑOS, que algunos padres otakus disfracen a sus hijos pequeños ya es otra cosa, pero eso no es cosplay, es sólo un disfraz, y sepan, que un cosplay puede ser un disfraz, pero con cualquier disfraz puede ser un cosplay.

No son pocas las veces que he escuchado a los cosplayers decir “Mi padre me dice que no sea ridículo, que disfrazarse es cosa sólo para niños” “Dicen que ya estoy muy grande para hacer estas cosas” “Madura ya, no tienes 5 años”.  Y esto se debe a que tristemente los padres de familia tienen la enorme tendencia a criticar alguna actividad antes de conocerla y analizarla, y la critican de acuerdo a lo que se les enseño a ellos, o a lo que se veía en sus tiempos, pero señores recuerden, ya no están en sus tiempos, están en tiempos nuevos, con costumbres nuevas.

¿Señores recuerdan la época Gogo? ¿No decían sus padres que esos bailes eran de atolondrados y esa vestimenta de prostitutas y vagabundos? ¿No decían los adultos en la época de los ochenta, que esos copetes y pelos parados eran sólo de gente de la peor calaña?

El cosplay es una corriente, para nada nueva, y que apenas está entrando en las mente de los padres latinos, pero que los jóvenes conocen desde hace un par de décadas.

El termino COSPLAY es una contracción de las palabras de origen inglés Costume Play, sí “Juego de disfraces” pero conlleva el Play también en su modalidad de “actuación”.

Un niño sería incapaz de hacer un cosplay porque para comenzar carece del cuerpo desarrollado de los personajes, además de las habilidades para manejar armas como espadas, bastones, flechas, o accesorios como abanicos grandes de madera pesada, enormes alas, etc.  Cosas todas que los podrían en riesgo. Esto sólo lo puede manejar una persona con una mucho mayor concepción de la actuación, la personalidad, la sociedad, el mundo e incluso del peligro que conlleva el traer en las manos por ejemplo una Katana, que aunque no tenga filo, sería en extremo peligrosa en manos de un niño, que terminaría por lastimarse a sí mismo y a otras personas por accidente. En el cosplay es muy común el uso de armas ficticias que aunque inofensivas en manos de una persona mayor de 15 años, son peligrosas en manos de un niño que terminaría afectado por ellas.





No es poco común que los cosplayers entren en concursos de cosplay, en donde no sólo contará el traje, sino la actuación que harán del personaje en el escenario, actuaciones que a menudo conllevan, escenas dramáticas, escenas de peleas coreografiadas, bailes, y cosas por el estilo. Incluso aunque no se entre en un concurso, el cosplayer se verá sumergido en el mundo de la actuación ya que es muy común la actividad de filmar videos épicos de cosplay, donde el cosplayer hace uso de sus capacidades histriónicas frente a las cámaras.





Ser cosplayer no sólo es ponerse un disfraz, es algo que requiere toda una preparación de fondo, desde ser unos artistas de las artes manuales, hasta entrenarse e investigar un poco en las artes marciales o actividades que realiza el personaje que han elegido. Pasando también por el arte de la transformación del maquillaje.



Que es una de las grandes magias y maravillas del cosplay, el ver como alguien que no se parece al personaje en la vida real, se transfigura mediante el maquillaje para convertirse en una persona totalmente diferente.






Como ven esto no lo podría hacer un niño, repito, el cosplay no es cosa de niños.

Así que no señores, sus hijos no se están comportando como idiotas de 5 años, como les suelen decir, porque para comenzar, una persona de 5 años no es capaz de llevar a cabo todo lo antes mencionado por sí sola, vamos, ni con ayuda, porque aún está muy chiquito para comprender varias cosas, y sí encima es “idiota” como ustedes dicen, pues mucho menos…





Nada menos miren los recitales de kínder y primaria, en esencia tontos, mal actuados, y pueriles, pero la idea no es presentar un musical de Broadway, sino simplemente es una forma de recreación y estimulación para el niño. Y el público, no son críticos experimentados, o espectadores que pagan una gran suma por un boleto, son sólo mamás que aman a sus hijos y son felices y orgullosas de ver lo que su retoño hace, y aunque a los demás (incluidas las otras madres presentes) creen que es aburrido y ridículo, para la mamá de cada niño participante, es la mejor obra del mundo. Aunque el resto sabemos que no es así. Eso es lo que hace un niño de 5 años.




Sin embargo el cosplay requiere de madurez mental y artística para ser efectuado a cabalidad. Y la gente que va a estás convenciones, tiene expectativas muy altas respecto al trabajo que verá de los cosplayers asistentes. Por eso existen los Kamecos, gente que se especializa en tomar fotografias de cosplayers, porque admira su arte. Como ve, en las convenciones, nadie va esperando ver "el trabajo de unos niños"


Ahora les haré esta pregunta…

¿Usted señor o señora, tacharían a su hijo de ridículo infantil si les dijera que va a incursionar en el Teatro?, ¿No?, Pues es EXACTAMENTE LO MISMO, el cosplay es como hacer una obra de teatro que requiere, preparación, tiempo y esfuerzo, los cuales le serán reconocidos a su hijo por esta comunidad de otakus, cosplayers y gente que ama el arte en sus diferentes manifestaciones. Y si su hijo entra a algún concurso hasta puede ganar un premio en efectivo o incluso ser el representante de México en el concurso internacional de Cosplay que se realiza cada año en Nagoya, Japón.

La única diferencia entre el cosplay y el teatro, es que, en el cosplay, a su hija no le pedirán pagar con sus “encantos y favores” un papel importante, porque no se engañe, en este país y muchos otros eso es lo que vale y no el talento, y es el sexo la moneda de cambio. Y esto aplica también a los hombres, ejemplos Colunga y William Levi quienes tuvieron que ceder en más de una ocasión a las  fantasías de asquerosos productores con tal de conseguir papeles, y si usted señora bonita se molesta por ser fan de Colunga al leer tales afirmaciones, antes de crucificar, vea los reportajes que han estado sacando a la luz al burdel más grande de México: TELEVISA.

No se crea que el mundo del teatro es diferente.

Pero en el cosplay cada quien es libre de escoger su papel sin que nadie se los impida y dependerá de ellos el hacerlo o no de calidad. Y el cosplayer tampoco tendrá que besarse con un sinfín de sapos porque así está estipulado en el contrato, ni tendrá que acceder a hacer lo que no quiera por obligación.

La verdad encuentro más atractivo el cosplay que el teatro.

Y no, no exagero, sé bien lo que hay detrás de los Teatros, hablo con conocimiento de causa gracias a familiares y amigos que llegaron a trabajar tras bambalinas como tramoyistas y se dieron cuenta de la porquería que envuelve ese mundo.

Ahora vámonos con los papás, una frase recurrente con ellos es…

¡El vestuario que las mujeres cosplayes usan es el de una golfa!

Quizá para una persona ajena e ignorante del tema, sí, sin embargo, a las convenciones, sólo van personas que conocen y gustan del tema y que ven con ojos totalmente diferentes este tipo de actividad y vestuarios. Y que sí bien quienes asisten a las convenciones, piensan ciertas cosas, no las dicen, porque no es la regla ni la etiqueta en esa clase de eventos, y si alguien ofende a una cosplayer, lo más probable es que varios salgan en su defensa y los organizadores echen fuera del recinto al agresor.

No niego que el hombre es hombre en cualquier lugar y que no sabe ver con respeto a la mujer así se trate de una monja, pero el lugar de hacerse los puritanos señores, admitan que eso es lo que USTEDES LES HAN ENSEÑADO A SUS HIJOS VARONES. Así que no vengan ahora a darse golpes de pecho, cuando la frase “mijo a las viejas hay que verles el culo y las tetas” ha sido una constante en su vida de “macho alfa educador”




A su hija sea cosplayer o no, le van a faltar al respeto donde ande, porque poco hombres hay donde sea, más en una sociedad machista como la latina. Y padres machos, sólo saben generar cabrones que terminan por devolverles su propio karma cuando la ofendida no resulta ser “una vieja del montón”, sino su propia hija.

Y si usted es un padre machista que dice “No se trata del cristal con que se mire, desde donde lo veas parecen put**” Lo siento por usted señor que sólo cuenta con una mente cerrada, obtusa y con los limitados conocimientos anticuados de su machismo y falta de cultura, y se olvida que existen otras culturas con ideas diversas. Es una lástima que no se quiera cultivar…

Cómo por ejemplo, la cultura japonesa en donde mostrar mucho las piernas es bien visto y normal al punto que nadie voltea a ver a las chicas con microfaldas allá en Japón. Y cuando digo microfaldas, lo digo en serio. Pero la diferencia aquí es que allá los padres crían a sus hijos varones y mujeres en el absoluto respeto, de ese modo, aunque la chica enseña, el hombre no la ve, porque le inculcaron respeto por los demás. Hablamos de un país también muy machista, pero cuyo machismo se limita a percepciones de inferioridad, superioridad, autoridad y sumisión, y no a vulgaridades que buscan pretextos para irrespetar a la mujer.


Esto es lo que se ve a diario en Asia y nadie se atreve a faltarles al respeto, porque a sus ojos, no encuentran ningún derecho de hacer tal cosa. ¿Por qué? Fácil, porque se les educó en la cultura del RESPETO.




Sin embargo si usted tiene ideas machistas, y es de los que cree que sentarse a tomar cerveza los domingos alimentando esa panza como un paria mientras mira el fut y mienta madres delante de quien esté presente, es normal y bien visto, pretextando que ya trabajó toda la semana. Sepa que aquí mismo en latinoamerica sin ir más lejos, aunque sea muy común, se considera a alguien así, una persona poco culta y poco valiosa, “de barrio bajo” se le llama en pocas palabras.

Y entonces, usted dirá, “¡Es que no me entienden!” Y… ¿Por qué tendríamos que comprender a alguien que sólo está dispuesto a juzgar sin escuchar las razones de la otra persona?….
Sepa que el vestuario atrevido no es lo único que existe en el cosplay donde las princesas, hechiceras y chicas normales también abundan. Y que a fin de cuentas es la actitud de la mujer y no su ropa lo que la define. Y para evitar “cabrones” que le falten al respeto, en la convención o cualquier lugar, hace falta criar HOMBRES y no machos.

Como verá, esto no es culpa ni de la mujer, ni del cosplay, sino de la educación que se le da a los varones desde pequeños.




Que degenera en esto...





"Mi princesita..."

Una vez un señor padre de familia me dijo “Mi hija ya está muy grande para andar vistiendose de princesa”. O sea que como ya creció “Te jodes, vas a ser una del montón, baja a la realidad y no te creas nadie, que princesa nunca serás, pero sí una sirvienta de tu marido, vete acostumbrando”. En pocas palabras no sueñes, amárrate con cadenas a la realidad porque no hay de otra.


Y los papás dicen "Esto es una princesa mija"


Y bueno si la realidad es tan cruel y no hay de otra ¿para qué quiere que le den vacaciones en el trabajo señor? Si de todos modos a los 15 días tiene que volver a su oficina, no se engañe, mejor trabaje como burro todo el año, que a fin de cuentas esa es su realidad…

Todos necesitamos un escape de vez en cuando y el cosplay lo provee, esto no significa que su hija o hijo vayan a salirse de la realidad y creerse Superman o La sirenita de por vida.

Una vez el padre de una amiga le dijo “Ya eres una adulta, pórtate como tal, ¿Qué son esas pendejadas de andar yendo a convenciones de anime? ¡Las caricaturas son para niños! Ya se normal”

Y ella le contestó “¿Y que es para ti normal? ¿Que yo ande de antro en antro, tomando, fumando y volviendo a casa a las tres de la madrugada?”

A lo que él, estúpidamente respondió “Pues sí, prefiero eso mil veces a tener una hija infantil”

Apuesto a que si ella le tomara la palabra, el señor renegaría del comportamiento descontrolado y rebelde de su hija.


De verdad... ¿esto es lo que usted piensa y prefiere?

***

"Todo en esas convenciones es para publico infantil..."


¿Así es como usted percibe una convención de anime?


Para comenzar señores, las convenciones de anime, no son para niños, nada más investiguen lo que es el hentai y verán como temas para niños no son.

Esto no quiere decir que haya puro hentai en las convenciones, no, pero me voy a los extremos de lo que el anime ofrece.

Así como México producía telenovelas para niños, jóvenes y adultos, las caricaturas japonesas son hechas, tanto para niños de 5, 9 y 12, otras para jóvenes de 14 a 15, otras para jóvenes de 16 a 18 y otras más que son aptas sólo para gente de 25 en adelante y las cajas originales de los dvd lo anuncian muy claramente.

El concepto de la telenovela mexicana no se tiene muy claro en otros países así que, ¿le parecería a usted correcto que ya porque en China vieron a “Luz clarita” que era para niños, les envíen “Tres veces Ana” y se la pongan a ver a chavitos de 5 años, cuando hubo hasta desnudos, sólo porque tienen la errónea idea de que las telenovelas son para niños?

Lo mismo pasa con el anime y el manga, que en realidad está hecho en su mayoría para su público global que son adolecentes y adultos. NO PARA NIÑOS.




Y nunca falta la gente estúpida que sin conocer ha tachado de satánico o inmoral al anime y manga, como Lolita de la Vega, quien me decepcionó enormemente al llamarse periodista, pero presentar a nivel nacional un reportaje contra el manga, del que NO INVESTIGÓ NADA, sólo porque se topó con unos doujinshi hentai de Sailor Moon. Sin embargo esta monserga y estulta mucama de Televisa, sin tomarse la molestia de investigar qué era un Doujinshi, y sin siquiera tener idea de que Shoujo y Hentai son géneros totalmente diferentea, se atrevió a decir, que Sailor Moon era una serie de contenido sexual y pervertido que no debían dejar ver a sus hijos. Y la borregada, estúpida como siempre, hizo caso a lo que dijo una zorra de mamá Televisa, en lugar de investigar a fondo.
Por eso al pueblo se lo hacen pendejo a cada rato, les ponen telepresidentes, les infunden miedo, y tergiversan la realidad a su voluntad y conveniencia en México, porque la gente no investiga, y menos en aquellos tiempos, era más fácil sólo creer, que tomarse la molestia de investigar y hacerse una opinión PROPIA…

Usted mismo puede ver el estulto reportaje si lo desea, pero luego de investigar  este genero de historietas a fondo, se dará cuenta de la basura que esta ignorante mujer le vendió.

Y antes de que quieran defender a Lolita de la Vega, les recomiendo ver el canal de Hugo Sadh, para que se enteren que esa televisora y sus trabajadores, en los que tanto creen, los tienen hundidos hasta la mier… en una realidad falsa que los tienen aborregados, apanicados e inertes para luchar por sus derechos.

En lugar de prohibirle a su hijo o hija hacer cosplay, según ustedes por su bien... Mejor entérese en qué país está viviendo y cuál es el verdadero mal y peligro para sus hijos.

Y lo mismo va para Colombia, Venezuela, Argentina, Chile, etc, ninguna televisora del planeta, pero ninguna, es de fiar, ya que están con los que están detrás del poder, y no hablo de los presidentes, hablo de los verdaderos hijos de perra que están tras el poder y el actual orden mundial. Eso sí son de temer, y no un cosplay que más que dañar a sus hijos les abre los horizontes al dejarlos ser y desarrollarse como personas. Cosa que los del orden mundial NO QUIEREN.






"El cosplay es una perdida de tiempo..."





Ustedes dirán que el cosplay no sirve para que alguien se desarrolle y tenga éxito, pero de hecho sí. Si hacer ese cosplay le proporciona alegría, satisfacción y esparcimiento a quien lo realiza, la emoción positiva liberará no sólo endorfinas que generarán energías para continuar otros proyectos, sino que ayudará a estabilizar emocionalmente a la persona, abriéndole nuevas expectativas que podrá aplicar en otras áreas de su vida, tal como una carrera universitaria o un empleo. 


Lo retó su afición y lo logró.


El cosplay enseña, disciplina, perseverancia, arte, convivencia, tolerancia y compañerismo. Los chicos aprenden de disciplina, y se motivan a hacer bien las cosas, no sólo en el cosplay sino que lo aplican en el resto de sus actividades.

Una persona amargada y reprimida, por mucho que estudie, por muy adulta que se sienta, no llegará a ningún lado.


"Yo no entiendo nada de ese mundo..."

Si no conoce que significa Hentai, Shoujo, Shonen, Doujinshi, Cosplay, Genderbender, etc. pida que se lo explique el que tiene ahí a un lado, sí, su hijo o hija, escúchelo, que eso es clave en una familia. No sólo juzgue sin escuchar, que si no lo sabía, usted puede aprender mucho de sus hijos si tan sólo los escuchara. Si bien le concedo que usted puede tener más experiencia y sabiduría de la vida, Usted NO TIENE LA RAZÓN ABSOLUTA.




Yo no voy a dar las definiciones de las palabras antes mencionadas, ya que si bien podría, yo no soy su pariente, entérese por boca de su hijo o hija, le repito ESCUCHE A SUS HIJOS.




Escúchelo de su boca, vea como su hijo ve las cosas de un modo más claro y más inocente del que su propio prejuicio paternal le permite ver.

La mayoría de las veces la perversión del cosplay está en el padre que lo juzga, y no en el joven que lo realiza. Mucho menos en la actividad como tal.

Y también, los hijos deben escuchar a sus padres, sentarse a hablar y aprender uno del otro, no sólo querer imponer su verdad.

El padre o la madre no se la saben todas, pero TAMPOCO los hijos, así que los chavos no se quieran agarrar esto de pretexto para brincarse las trancas cada dos por tres. Todo debe tener un equilibrio. Sus padres tratarán de hacer todo por su mejor bien (en la mayoría de los casos, porque luego hay cada padre que…), aunque en muchas ocasiones se equivocarán, es de humanos, y es en esos momentos cuando hay que hablar y exponer nuestras ideas, si creemos que no estamos siendo comprendidos, expliquemosle a nuestros padres nuestras ideas y motivos, y las cosas que nos gustan. El sólo ponerse a patalear sin explicarles nada tampoco sirve.

Dialoguen, esto es cosa de papas e hijos, y ustedes como hijos también tiene que hacer su parte, explicándoles a cabalidad y con honestidad a sus papas el mundo que a ustedes les gusta, sus pros y contras, y hacerles entender que ustedes no pierden el piso y son personas maduras y consientes que sólo quieren esparcirse un raro, pero son tan maduros como el que más. Querer sentirse princesa o héroe por un rato, no tiene nada de malo.

Pero tampoco pueden pueden esperar que sus padres cambien sus conceptos erróneos des esta actividad sólo porque sí y menos si ustedes no les han contado sobre este mundo que ellos desconocen.

 Y si después de esto sus papas siguen de intransigentes. Ni modo, ustedes hicieron su lucha y toca mantenerse firmes demostrando, ahora, con sus acciones, que su hobby no es malo, ni infantil y que pueden ser un perfecto profesionista o estudiante responsable, que aunque se viste de caricatura, se porta como todo un adulto.

Espero que esto les sirva a algunos papas a comprender mejor esta actividad y a escuchar más a sus hijos antes de juzgar. Puede que se sorprendan y encuentren en este mundo, que no es infantil, algo que les agrade a ustedes también. Ya que en Japón se escriben mangas para toda la gente, incluyendo los dirigidos a amas de casa y adultos mayores de 40.




Y si hay por ahí un papa o una mamá atrevidos y con alma de niños, sepan que el cosplay ofrece hasta para  ustedes, ya que hay personajes de todas las edades en el manga.




Un abrazo y dialogar se ha dicho.😃😃😃😃

No hay comentarios:

Publicar un comentario